Seguridad Industrial. Calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria (ACS) - RITE

  • Servicio de Metrología, Seguridad y Calidad Industrial
  • Seguridad industrial
  • Construcción y edificación
  • Vivienda y edificación

Reglamentación sobre eficiencia energética y de seguridad. RITE: Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios.

Instalaciones térmicas en los edificios

Las instalaciones de calefacción, climatización, refrigeración, ventilación y agua caliente sanitaria en los edificios deberán cumplir las exigencias de eficiencia energética y de seguridad para atender la demanda de bienestar e higiene de las personas.

Contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios

El Real Decreto 736/2020, de 4 de agosto, por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios establece los requisitos y obligaciones relacionadas con la contabilización de los consumos individuales de calefacción y refrigeración que deben cumplir las instalaciones térmicas centralizadas de los edificios nuevos y existentes. También establece lo relativo a la determinación del coste variable que corresponde a cada unidad de consumo completado con un coste fijo derivado del mantenimiento de las instalaciones del edificio y de la energía térmica irradiada destinada a calentar las zonas comunes del edificio, así como los procedimientos que permitan comprobar su cumplimiento, y las obligaciones relativas a la información sobre el consumo individual y el coste de acceso a la información sobre medición y liquidación de consumos.

Los titulares de las instalaciones térmicas existentes en los edificios a las que se refiere el artículo 2, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable, deberán instalar contadores individuales que midan el consumo de energía térmica en las instalaciones de calefacción y refrigeración de cada consumidor en el intercambiador térmico o punto de entrega.

Estos contadores cumplirán con los requisitos establecidos en la regulación que afecta al Control metrológico del Estado, conforme a la normativa aplicable en su ámbito específico.

Solo para el caso de calefacción, cuando el uso de contadores individuales no sea técnicamente viable, los titulares deberán instalar repartidores de costes de calefacción si ello resulta técnicamente viable y económicamente rentable.

En los casos en los que la instalación de equipos de contabilización individualizada sea técnicamente viable y económicamente rentable, los usuarios finales de las citadas instalaciones térmicas deberán contar con los medios necesarios para el control de su propio consumo; bien de control manual o bien de control automático, tales como válvulas termostáticas en cada radiador, o válvulas de zona asociadas a termostato ambiente, entre otras.

Quedan excluidos del cumplimiento de las obligaciones anteriores los titulares de las instalaciones térmicas determinadas en el anexo I, bien por su inviabilidad técnica o, en el caso de calefacción, por su ubicación en determinadas zonas climáticas.

Posteriormente, se publicó la Guía 023 del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) “Contabilización de consumos individuales de calefacción en instalaciones térmicas de edificios RD 736/2020".

La aplicación de estos documentos ha generado algunas cuestiones de necesaria clarificación, cuestión que ha sido realizada mediante reuniones mantenidas entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el IDAE y las Comunidades Autónomas para consensuar los criterios para la aplicación del Real Decreto 736/2020 de 4 de agosto, por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas en edificios.

Como conclusión de este trabajo de coordinación se ha alcanzado el consenso de que la existencia y correcto funcionamiento existencia de elementos de control y regulación de temperatura individual y consumo individuales es un requisito de las instalaciones que era de aplicación con anterioridad a la entrada en vigor del RD 736/2020. Por lo tanto, la necesidad de su incorporación, reparación o sustitución no es objeto de las actuaciones determinadas en el RD 736/2020, si bien, el correcto funcionamiento de los elementos de control y regulación individuales es un requisito para poder estimar ahorros, por lo que si éstos no funcionan o no existen cuando debieran existir, será necesario realizarlos, para con ese cambio, calcular los ahorros, pero su instalación y/o conservación no debe formar parte del presupuesto que se incluye en el anexo III, aunque la existencia de este sistema es un elemento obligatorio que debe existir en las instalaciones como base para la generación de ahorros.

En consecuencia, la actuación a realizar podría tener dos partes, una de actualización de los requisitos obligatorios de la instalación, como instalar válvulas termostáticas o manuales para la regulación de temperatura y otra parte la instalación de los equipos de contabilización individualizada.

Para el cálculo de la viabilidad económica en el presupuesto del anexo III sólo la parte de la instalación de los equipos de contabilización individualizada y de los elementos de control y regulación de la instalación común.

Enlaces

Consumo de combustibles sólidos de origen fósil en instalaciones térmicas en los edificios.

De acuerdo con lo establecido en Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, cuyo ámbito de aplicación, en lo relativo a su uso, incluye tanto a las instalaciones térmicas en los edificios nuevos como en los construidos, por razones de rendimiento energético, medioambientales y de seguridad, a partir del 1 de enero de 2012, se prohíbe la utilización de combustibles sólidos de origen fósil en todas las instalaciones térmicas de los edificios, independientemente de cual fuera el Reglamento de aplicación cuando en su día se pusieran en servicio por primera vez.

De interés para los usuarios de instalaciones individuales de calefacción en viviendas con calderas de gas

Estas calderas normalmente son de potencia inferior a 70 kW. 

Todas las instalaciones de calefacción requieren un mantenimiento que incluye la caldera de gas. El usuario debe encargar a una “empresa mantenedora habilitada en instalaciones térmicas en edificios”, la realización del mantenimiento de la calefacción, la cual entregará un certificado de mantenimiento (modelo C0030), establecido por el Gobierno de Aragón, al usuario de la vivienda.

Si un comercializador ofrece este servicio de mantenimiento, deberá ser realizado por una “empresa mantenedora habilitada en instalaciones térmicas en edificios”.

La reglamentación vigente no exige realizar ninguna actuación de mantenimiento en la instalación de gas, ni disponer de ningún contrato de mantenimiento. Cualquier actuación de mantenimiento de la instalación de gas la podrá realizar el usuario con carácter voluntario.

Cuando el gas que alimenta a la caldera procede de redes de distribución de gas canalizado (gas natural o gas licuado del petróleo, GLP):

  •  La empresa comercializadora de energía debe dejar claro que estas actuaciones de mantenimiento de las instalaciones de gas no son obligatorias.

  •  La seguridad de la instalación de gas está asegurada por la inspección periódica que cada 5 años realiza la empresa distribuidora de la instalación de gas, incluida la caldera y que cobra al usuario de la vivienda; entregándole el correspondiente certificado de inspección de instalación individual de gas y aparatos (no hay modelo preestablecido).

Cuando el gas que alimenta a la caldera no procede de redes de distribución de gas canalizado:

Este certificado de inspección o este certificado de revisión de la instalación de gas incluida la caldera, sirve como certificado de inspección periódica cada 5 años de la instalación de calefacción, si se ha reflejado el rendimiento energético de la caldera y si no se dispone de instalación de energía solar térmica. En caso contrario el usuario deberá encargar a un Organismo de Control Autorizado en instalaciones térmicas en edificios la realización de la inspección periódica de la instalación de calefacción.

Última actualización: 11/06/2021