Vidrio

13/06/2019

  • Dirección General de Cambio Climático y Educación Ambiental
  • Gestión de residuos
Descripción de esta residuo, normativa, prevención y gestión.

El vidrio se obtiene por enfriamiento de una mezcla fundida a unos 1500ºC de varias materias primas (arena de sílice, carbonato de sodio y caliza) abundantes en nuestro entorno. Hoy en día, el vidrio es uno de los principales materiales empleados en la elaboración de envases de bebidas, alimentos e incluso medicamentos, así como un material imprescindible para la construcción y la automoción. En la actualidad, los residuos de vidrio suponen alrededor del 7% en peso del total de la basura doméstica.

Los envases de vidrio fueron el primer de residuo en ser recogido separadamente para su reutilización o reciclaje, siendo en la actualidad uno de los materiales que más se reciclan.

Su reciclaje supone numerosos beneficios medioambientales. Disminuye el uso de recursos como las materias primas, el agua y la energía, se reduce la cantidad de residuos generados alargando la vida de los vertederos y disminuye la contaminación del aire.

Una de las características de los residuos de vidrio es que es posible reutilizar prácticamente la totalidad de los materiales. Además, a diferencia del papel y cartón, no pierde ninguna de sus características durante su reciclado por lo que el material puede ser reutilizado indefinidamente.

Dentro de la planificación autonómica, los residuos de envases de vidrio están incluidos en el Subprograma Envases de Vidrio (del Programa de Responsabilidad Ampliada del Productor), página 103, del Plan GIRA 2018-2022.

Normativa

La Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008 sobre los residuos, sustancialmente modificada por la Directiva (UE) 2018/851, establece como objetivos para este tipo de residuos:

  • Antes de 2020, deberá aumentarse como mínimo hasta un 50% global de su peso la preparación para la reutilización y el reciclado de residuos de materiales tales como, al menos, el papel, los metales, el plástico y el vidrio de los residuos domésticos y posiblemente de otros orígenes en la medida en que estos flujos de residuos sean similares a los residuos domésticos.

La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, en su art. 22 establece los siguientes objetivos específicos para la reutilización, reciclado y valorización:

  • Antes de 2015 debía estar establecida la recogida separada para, al menos, los materiales siguientes: papel, metales, plástico y vidrio.¡
  • Antes de 2020, la cantidad de residuos domésticos y comerciales destinados a la preparación para la reutilización y el reciclado para las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras fracciones reciclables deberá alcanzar, en conjunto, como mínimo el 50% en peso.

Prevención y gestión

La legislación en materia de residuos establece la prioridad de la prevención en la generación de los mismos, siendo una de las mejores alternativas la reutilización de los envases de vidrio, ya que sólo requiere una etapa adecuada de limpieza y acondicionamiento.

Para determinados envases reutilizables (botellas de refrescos, vinos y espumosos, cervezas, aguas, productos lácteos…) hay establecidos Sistemas de Depósito Devolución y Retorno en actividades, fundamentalmente, de restauración y hostelería.

Una vez generado el residuo, la recogida separada del vidrio permite un reciclaje de calidad. La gestión de los residuos de envases de vidrio recae sobre el que ha puesto en el mercado el producto envasado (bien el fabricante, bien el importador del producto, según sea el caso), si bien puede cumplir su obligaciones mediante un sistema integrado de gestión / sistema colectivo de responsabilidad ampliada. En concreto, la gestión de residuos de envases de vidrio es llevada a cabo por Ecovidrio y los productores de los envases deben financiar su recuperación una vez que se convierten en residuos. Los envases que pertenecen a este sistema deben incluir el Punto Verde para su identificación y son los que se recogen en el contenedor verde, aunque existen otras opciones de recogida como son los puntos limpios o la recogida puerta a puerta tanto en domicilios como en comercios e industrias. Los envases de vidrio procedentes de medicamentos entran en un sistema de gestión distinto del resto de envases de vidrio (sistema SIGRE).

Los residuos de vidrio que no proceden de envases, se gestionan por otras vías como los puntos limpios, recuperadores de vidrio, gestores de tierras y escombros de construcción y demolición cuando están mezclados con otros residuos del sector o bien a través de la fracción resto.

Para optimizar el proceso de reciclaje, es importante tratar de no incorporar materiales distintos al vidrio en su sistema de gestión, por lo que deben eliminarse las bolsas de plástico, los tapones, las anillas y, si es posible, las etiquetas. Es de especial importancia no incorporar residuos de cristal, cerámicas, porcelanas, ladrillos o piedras, pues afectan muy negativamente al proceso de reciclaje.

Una curiosidad sobre el reciclaje del vidrio, es que este material se separa y clasifica por el color del mismo. Generalmente en tres grupos, verde, ámbar y transparente. Una vez separado, se tritura formando un polvo grueso denominado calcín. Este material se incorpora en una determinada proporción con nuevas materias primas para fabricar nuevos productos de vidrio con idénticas características que aquellos que no incorporan vidrio reciclado.

El vidrio de envases recuperado se emplea principalmente para la fabricación de nuevos envases, aunque tiene otras muchas aplicaciones como son aislamientos de lana de vidrio, material de pavimentación y construcción, pintura reflectante para señales viales, lechos filtrantes para el tratamiento de aguas, materiales abrasivos, enmiendas para el suelo para mejorar el drenaje…

Was this content useful?