Medidas urgentes para reducir los riesgos por inundación en el tramo aragonés de la Ribera del Ebro

13/06/2019

  • Instituto Aragonés del Agua (IAA)
  • Medio ambiente
  • Defensa y conservación

Medidas urgentes para el control, defensa y protección del dominio público hidráulico.

El Gobierno de Aragón, haciéndose eco de lo demandado por los ayuntamientos de los municipios afectados por las avenidas del Ebro así como del sentir expresado por la población ribereña, insta al Gobierno de España para que, en el marco de la unidad de cuenca y de sus competencias sobre control, defensa y protección del dominio público hidráulico, comprometa la asignación de 80 millones de euros al objetivo de reducir la peligrosidad y vulnerabilidad del tramo aragonés del río Ebro frente a las inundaciones.

Todo ello con el propósito de completar con mayor ambición, alcance, eficacia y coordinación, las actuaciones de emergencia llevadas a cabo por la Administración General del Estado, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, tras la crecida de marzo de 2015 y que resultan imprescindibles tras las evidencias mostradas por las últimas avenidas de abril de 2018.

El llamamiento a las competencias y responsabilidad del Gobierno de España, desde la corresponsabilidad, la colaboración y la lealtad institucional del Gobierno de Aragón, surge de la inconveniencia de que cada comunidad autónoma de la cuenca del Ebro aborde por su cuenta, y de forma fraccionada, la gestión de los riesgos de inundación asociados al río. Porque, al igual que ya sucede con la gestión de los recursos hidráulicos, así como con la protección de las masas de agua, es imprescindible adoptar el enfoque de unidad de cuenca para la gestión de los riesgos de inundación.

La protección permanente de los núcleos urbanos frente a las avenidas con periodos de retorno de 25 años y caudales máximos orientativos de 3.500 m3/segundo, debe ser una prioridad absoluta frente a cualquier otro interés que debe lograrse, preferentemente, mediante la mejora de la capacidad de evacuación del cauce combinando medidas que incrementen el espacio de movilidad fluvial con la adecuación de elementos que obstaculizan el régimen de las corrientes.

Consecuentemente el retranqueo, adecuación o eliminación de motas, la apertura de cauces de alivio, la creación de zonas de inundación controlada así como la adaptación de los usos e infraestructuras agrarias, aumentando su resiliencia, deben complementarse con operaciones de “limpieza” del cauce y de las riberas, entendiendo por ello las operaciones de acondicionamiento, restauración y mantenimiento hidráulico y forestal, incluyendo los dragados puntuales necesarios, encaminadas a evitar la consolidación de barreras al flujo del agua, favoreciendo una dinámica fluvial coherente con los objetivos de la Directiva de Inundaciones. 

 Resultando crucial la recuperación y protección del espacio fluvial, se apuesta por la oferta pública de títulos de propiedad para la posterior reordenación de la propiedad y usos que faciliten una gestión compatible con la inundación y la conservación eficaz de la biodiversidad en el marco de la Red Natura 2000, lo que pasa necesariamente por unos planes de gestión coherentes con los objetivos de desarrollo sostenible perseguidos.

El Gobierno de Aragón reafirma su compromiso con el ejercicio eficaz, leal y responsable de sus propias competencias en materia de agricultura, medio ambiente, ordenación territorial, protección civil y todas las que confluyen sobre el río y su llanura de inundación. También con el impulso de la acción coordinada sobre el dominio público hidráulico del río, para que la Administración General del Estado, competente para su administración, control y protección, la lleve a cabo.

El Plan propuesto, y las medidas que comprende, no sólo es una legítima exigencia que el Gobierno de Aragón plantea al Gobierno de España. También es una excepcional oportunidad para abordar la innovación institucional que los tiempos actuales exigen en materia hidrológica e hidráulica para afrontar un nuevo y más avanzado enfoque de coordinación proyectada sobre un dominio público hidráulico en el que las competencias de la Administración General del Estado concurren con las de la Comunidad Autónoma y la Local.

Zaragoza, junio de 2018.

Joaquín Olona Blasco
Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón. 

Was this content useful?