Biorresiduos

13/06/2019

  • Dirección General de Cambio Climático y Educación Ambiental
  • Gestión de residuos

Descripción de biorresiduos, normativa, prevención y gestión.

Introducción

La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, define los biorresiduos como los residuos biodegradables de jardines y parques, residuos alimenticios y de cocina procedentes de hogares, restaurantes, servicios de restauración colectiva y establecimientos de venta al por menor. También se consideran biorresiduos aquellos residuos similares procedentes de plantas de procesado de alimentos.

La recogida separada de este tipo de residuos, tanto de origen doméstico, comercial y de grandes productores que evite su depósito en vertedero, es actualmente uno de los principales retos en materia de residuos.

Dentro de la planificación autonómica los biorresiduos están incluidos en el Programa Residuos Domésticos y Comerciales, página 56, del Plan de Gestión Integral de Residuos (GIRA) 2018-2022.

Normativa

La Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008 sobre los residuos (PDF, 157 KB), sustancialmente modificada por la modificada por la Directiva (UE) 2018/851, establece como objetivos para este tipo de residuos:

  • Potenciar su recogida separada para su favorecer posterior compostaje y digestión

  • Potenciar su valorización para lograr un alto grado de protección del medio ambiente

  • Promover el uso de materiales ambientalmente seguros producidos a partir de biorresiduos

La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, en su artículo 22 establece los objetivos específicos para la reutilización, reciclado y valorización. Antes de 2020, la cantidad de residuos domésticos y comerciales destinados a la preparación para la reutilización y el reciclado para las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras fracciones reciclables deberá alcanzar, en conjunto, como mínimo el 50% en peso.

La Ley de residuos y suelos contaminados también incorpora en su artículo 24 impulsar:

  • La recogida separada de biorresiduos para destinarlos al compostaje o a la digestión anaerobia en particular de la fracción vegetal, los biorresiduos de grandes generadores y los biorresiduos generados en los hogares.

  • El compostaje doméstico y comunitario

  • El tratamiento de biorresiduos recogidos separadamente, de forma que se logre un alto grado de protección del medio ambiente, llevado a cabo en instalaciones específicas sin que se produzca la mezcla con residuos mezclados a lo largo del proceso. En su caso, la autorización de este tipo de instalaciones deberá incluir las prescripciones técnicas para el correcto tratamiento de los biorresiduos y la calidad de los materiales obtenidos.

  • El uso de compost producido a partir de biorresiduos y ambientalmente seguro en el sector agrícola, la jardinería o la regeneración de áreas degradadas, en sustitución de otras enmiendas orgánicas y fertilizantes minerales.

El Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero ya estableció como objetivo:

Reducir los residuos urbanos biodegradables destinados a vertedero, respecto a los generados en 1995, hasta un 35% para el 16/07/2016.

Prevención y gestión

Los biorresiduos suponen la fracción cuantitativamente más importante de los residuos domésticos y comerciales, por lo que deben ser gestionados de forma adecuada. Las principales fuentes de biorresiduos domésticos son los desperdicios alimentarios (producidos tanto durante la preparación como el consumo de alimentos, productos caducados o en mal estado…), y los residuos vegetales que se producen en las zonas verdes y jardines.

La prevención en la generación de biorresiduos domésticos se favorece mediante:

  • Compra y uso responsable de los alimentos y aprovechamiento de los excedentes alimentarios

  • Jardinería sostenible aplicando unas buenas prácticas ambientales de diseño y manejo del jardín

De acuerdo a la jerarquía de actuación en materia de residuos la prevención es prioritaria, pero una vez generados, un reciclaje adecuado comienza con la recogida separada en origen de calidad de la materia orgánica.

Una alternativa para los biorresiduos domésticos es su gestión en el punto de generación a través del compostaje doméstico, tanto individual como colectivo, que evita que la materia orgánica y los restos vegetales se incorporen a los sistemas de recogida municipal.

A nivel industrial, los biorresiduos deben tratarse mediante procesos biológicos, tanto anaerobios (digestión anaerobia) como aerobios (compostaje). Este tipo de tratamientos permite higienizar y estabilizar la materia orgánica y aprovechar al máximo su potencial y el compost resultante.

Was this content useful?