Aceites de cocina

13/06/2019

  • Dirección General de Cambio Climático y Educación Ambiental
  • Gestión de residuos
Los aceites de cocina usados son residuos procedentes de grasas de origen animal o vegetal utilizados en el cocinado de alimentos en los hogares, centros (colegios, residencias…), etc. Normativa, prevención y gestión.

Los aceites de cocina usados son residuos procedentes de grasas de origen animal o vegetal utilizados en el cocinado de alimentos en los hogares, centros (colegios, residencias…) e instituciones públicas o establecimientos de hostelería y restauración. Se estima que cada consumidor genera 4 litros de aceite usado al año.

Se calcula que un litro de aceite puede contaminar mil litros de agua, aunque algunos estudios indican que la proporción puede ser mucho mayor, así que los aceites de cocina usados no deben tirarse, incluso en cantidades pequeñas, por fregaderos, inodoros u otros elementos de la red pública. Tal acción implica malos olores y riesgo de atascos de tuberías, dificultades e incremento de costes en los procesos de depuración de aguas residuales, así como la formación de una película superficial en aguas de ríos, lagos, etc., que afecta al intercambio de oxígeno y, puesto que absorbe la radiación solar, impide la fotosíntesis, afectando negativamente a los seres vivos de los ecosistemas.

Dentro de la planificación autonómica, los aceites de cocina usados están incluidos en el Programa Residuos Domésticos y Comerciales, página 56, del Plan GIRA 2018-2022.

Normativa

Prevención y gestión

El primer paso en materia de residuos es prevenir su producción. Para ello en el caso de generación de residuos de aceites de cocina usados, es importante la sensibilización para impulsar hábitos de consumo saludables y las cantidades adecuadas, particularmente de alimentos fritos.

Para su gestión, los aceites de cocina usados se deben acumular en el lugar de generación, para posteriormente ser entregados a los sistemas de recogida habilitados. Los usuarios deben almacenar el aceite en envases cerrados de plástico, que frecuentemente son botellas de plástico propias del usuario, aunque en algunos casos los ayuntamientos o empresas responsables del reciclaje entregan envases de diversas capacidades para homogeneizar y facilitar el sistema.

Hay diferentes tipos de sistema de recogida. Los más utilizados por los entes locales para la recogida de los aceites de cocina usados domésticos son los puntos limpios o la recogida en contenedores específicos situados en la vía pública o en otros puntos como supermercados o centros comerciales. En el caso de grandes generadores, se suelen llevar a cabo recogidas a demanda a partir de una cantidad mínima o bien por rutas de frecuencia definida.

Los aceites de cocina usados recogidos se tratan para ser preparados principalmente para la producción de biocarburantes, aunque tienen muchos otros destinos, tales como jabones y otros usos en la industria química (ceras, barnices y otros). Esto permite un ahorro de recursos e impulsa la actividad económica. Otro aspecto positivo de la gestión de aceites usados es la creación de diversas empresas de economía social y la generación de empleo.

Was this content useful?