Centros residenciales

  • Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales
  • Centros sociales
  • Salud Pública

Restricciones en las entidades de acción social a causa de la crisis sanitaria por covid-19 (incluye anexos)

Salida voluntaria y temporal de personas residentes

Se permiten las salidas voluntarias y temporales de personas residentes, sin síntomas y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado de infección producida por coronavirus, o que hayan superado la infección y exista prueba diagnóstica que así lo indique.

El régimen de salidas variará en función de los casos que a continuación se contemplan:

  1. Los vacunados podrán salir por tiempo inferior, igual o superior a diez días. 
  2. Los no vacunados podrán salir siempre que la duración de la salida sea por tiempo igual o superior a diez días.

En ambos supuestos, deberán cumplirse los siguientes requisitos mínimos:

  • Los residentes acudirán a un único domicilio que ha de estar integrado, además de esta persona, por un único núcleo de convivencia y sin que se supere el número máximo de seis personas. 
  • Ninguno de los miembros de ese núcleo de convivencia ha de presentar un cuadro compatible con la infección producida por coronavirus, ni estar en aislamiento domiciliario debido a un diagnóstico por coronavirus, o en periodo de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con caso posible o confirmado.
  • Se garantizará el uso de la mascarilla todo el tiempo posible, lavado de manos frecuente, ventilación periódica y la distancia interpersonal.
  • La persona residente ha de ser recogida por un miembro de las personas que integran el núcleo de convivencia y, ambos, en su caso, han de firmar una solicitud para la salida, de acuerdo con el modelo recogido en el anexo III de la presente Orden, en la que conste que cumplen con lo dispuesto en la presente medida. 
  • La fecha y hora de retorno será acordado junto con la persona responsable de la residencia.

Retorno de personas residentes con derecho a reserva de plaza

Tienen derecho a reserva de plaza en los términos que hubieran sido acordados o fijados en el reglamento de régimen interno:

  1. Las personas residentes al alta cuando hubieran sido ingresadas en un centro hospitalario.
  2. Las personas residentes al alta cuando hubieran sido trasladadas a dispositivos especiales de cuidados COVID-19.
  3. Las personas residentes que, sin haber rescindido el contrato suscrito, se hubieran trasladado a domicilios particulares, de acuerdo con lo indicado en el anterior punto.

Las personas residentes con derecho a reserva de plaza contempladas en los apartados 1) y 2) retornarán a la residencia de acuerdo con los correspondientes protocolos de salida. En su caso, no se requiere someter a la persona residente a aislamiento preventivo ni a otras medidas excepcionales, cuando a) se trate de persona residente vacunada que hubiera obtenido resultado negativo en la prueba diagnóstica / b) siendo la prueba diagnóstica positiva se identifique mediante prueba serológica de alto rendimiento que la infección está resuelta.

En el caso del apartado 3), podrán retornar a la residencia cuando la duración de la salida hubiera sido por un plazo igual o superior a diez días, siempre que se cumplan entre otros los siguientes requisitos:

  1. Que no esté suspendido el retorno de personas residentes procedentes de domicilio particular por haberse declarado abierto brote epidémico por coronavirus.
  2. Con anterioridad al retorno, se solicitará al médico de familia la realización de prueba diagnóstica de coronavirus. 
  3. El mismo día del ingreso, el personal de la residencia comprobará la acreditación de la realización de prueba diagnóstica [Se incluye (anexo IV) un modelo de declaración responsable y consentimiento informado para el retorno de personas residentes procedentes de domicilio que ha de ser suscrito por la persona usuaria o, en su caso, por quien ejerza la representación]
  4. La persona residente vacunada no será sometida a aislamiento preventivo.
  5. La persona residente no vacunada será sometida a aislamiento preventivo durante diez días. No se requerirá cuando el resultado de la prueba serológica identifique una infección resuelta (IgG positiva).

Visitas a las personas residentes

Las personas residentes sin síntomas y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado pueden recibir visitas de familiares, o en su caso, de otros allegados o personas de referencia.
Deberán cumplirse, entre otros, los siguientes requisitos mínimos:

  • En el caso de residentes vacunados podrá permitirse la entrada de hasta un máximo de cuatro personas (familiares, allegados o personas de referencia), por residente y visita.
  • En el caso de personas residentes no vacunadas solo podrá permitirse la entrada de un familiar, allegado o persona de referencia, por residente y visita.
  • En ambos supuestos, la duración máxima de la reunión podrá ser de 60 minutos y se permitirá un mínimo de dos visitas semanales.
  • Los visitantes no han de presentar cuadro clínico compatible con la infección ni estar en aislamiento domiciliario o en periodo de cuarentena domiciliaria.
  • Los visitantes deberán firmar una declaración responsable (anexos V y VI).
  • Las visitas se concertarán mediante sistema de cita previa, en función de la capacidad organizativa del centro. 
  • Deberá señalarse de forma clara la distancia interpersonal de metro y medio o instalarse medidas de separación entre personas visitantes y persona visitada.

Se permite que las personas visitantes puedan portar medios tecnológicos que permitan la comunicación a distancia con otras personas, debiendo el centro adoptar las medidas adecuadas que permitan garantizar la conectividad. Estos medios no serán manipulados por el residente.

Desplazamientos permitidos

Los residentes que no se hallen en aislamiento pueden salir a espacios abiertos privados de disponer la residencia o a espacios de uso privativo, siempre y cuando se respeten entre otros los siguientes requisitos mínimos:

  1. Se permiten varias salidas diarias y por el tiempo adecuado que se determine por la dirección del centro. Estos desplazamientos se organizarán atendiendo a las necesidades y situación de las personas residentes, a la capacidad organizativa del centro y al cumplimiento de la distancia mínima interpersonal de metro y medio.
  2. Durante la salida deberá mantenerse y señalarse de forma clara la distancia interpersonal establecida con el resto de personas residentes y bajo la supervisión de profesionales designados por la dirección de la residencia.
  3. Los grupos que se formen, preferiblemente, han de estar integrados siempre por las mismas personas residentes.

Las personas residentes que no se hallen en aislamiento pueden circular por las vías públicas o espacios de uso público siempre y cuando se respeten entre otros los siguientes requisitos mínimos:

  1. En el caso de residentes no vacunados, la circulación queda limitada a la realización de un paseo diario, de un máximo de 60 minutos de duración y a una distancia no superior de un kilómetro con respecto al domicilio de la residencia. En el supuesto de residentes vacunados, podrán salir de la residencia sin estar sujetos a estas limitaciones.
  2. Se deben evitar las salidas en las franjas horarias de mayor afluencia, a domicilios particulares o a espacios cerrados de hostelería.
  3. Las personas residentes podrán realizar los paseos solos o acompañados por personal del centro, un familiar, allegado o persona de referencia. En el caso de desplazamientos realizados por personas residentes con plena autonomía, deberán firmar una declaración responsable (anexo VIII).

Las personas residentes que no se hallen en aislamiento podrán acudir a consultas sanitarias o desplazarse por motivos ineludibles acompañadas por personal del centro, un familiar, allegado o persona de referencia.

Nuevos ingresos

Las entidades de acción social podrán admitir nuevos ingresos, ya sean procedentes de domicilio particular u otra residencia, siempre que en este último caso la situación del centro de origen a nivel sanitario y epidemiológico se hubiera resuelto o no se hubiera declarado abierto brote epidémico por coronavirus.

Por razón del interés jurídico superior que se pretende proteger, se habilita a las entidades de acción social, tanto públicas como privadas, a poder decidir no admitir nuevos ingresos respecto de aquellas personas que o bien ellas o quien ostente la representación legal manifiesten su oposición a la vacunación.

La Orden de 3 de marzo desarrolla los criterios acumulativos que deben cumplir las entidades.
Se incorpora (anexo IV) un modelo de declaración responsable y consentimiento informado para nuevos ingresos que ha de ser suscrito por la persona usuaria o, en su caso, por quien ejerza la representación.

Prestación del servicio de comedor

Se habilita a las entidades de acción social a la prestación del servicio de comedor en las zonas habilitadas para personas residentes que no se hallen en aislamiento. Deberá extremarse el cumplimiento de las medidas de prevención e higiene indicadas por las autoridades sanitarias, antes y durante el desarrollo de la actividad.

Además, deberán cumplirse entre otros los siguientes requisitos mínimos:

  • La prestación del servicio de comedor se organizará por turnos, bajo la supervisión de profesionales designados por la dirección del centro. El número máximo de personas para cada turno dependerá de que pueda garantizarse una distancia interpersonal de metro y medio.
  • Deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal establecida.
  • Los grupos que se formen han de estar integrados siempre por las mismas personas usuarias.

Uso de estancias comunes

Las personas residentes que no se hallen en aislamiento pueden hacer uso de las estancias comunes en las residencias. Deberá extremarse el cumplimiento de las medidas de prevención e higiene indicadas por las autoridades sanitarias.

Además, deberán cumplirse los siguientes requisitos mínimos:

  • El uso de estancias comunes se organizará por turnos, bajo la supervisión de profesionales designados por la dirección del centro. El número máximo de personas para cada turno variará en función de que pueda garantizarse una distancia interpersonal de metro y medio.
  • Deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de metro y medio.
  • Los grupos que se formen han de estar integrados siempre por las mismas personas usuarias.

En el caso en que en los centros se estuviera prestando el servicio de cafetería será de uso exclusivo para personas residentes y trabajadores.

Acompañamiento ante el proceso de morir

Respetando la decisión que hubiera podido ser adoptada por la persona residente o, en su caso, la no oposición, las entidades de acción social permitirán la entrada de familiares, allegados o personas de referencia para acompañar a la persona residente que se encuentre en estado previsible de muerte inminente.

Los requisitos mínimos que han de cumplirse son, entre otros, los siguientes:

  • La persona residente ha de encontrarse en estado previsible de muerte inminente.
  • Podrá permitirse la entrada de hasta un máximo de cuatro acompañantes, pudiendo permanecer en la habitación el tiempo que consideren necesario.
  • Los acompañantes deberán firmar un documento de consentimiento informado (anexo VII).

Obligaciones de las entidades de acción social

Las entidades de acción social están sujetas, entre otras, a las siguientes obligaciones:

  • Declarar urgentemente los contagios al órgano competente en materia de salud pública y al centro de salud de referencia para valoración clínica.
  • Elaborar protocolos en desarrollo de las medidas acordadas por las autoridades competentes atendiendo a las circunstancias particulares del centro.
  • Elaborar planes de contingencia adaptados a la estructura organizativa de los centros, número de profesionales y personas usuarias y características del centro.
  • Evaluar riesgos y llevar un registro de trazabilidad de contactos.
  • Poner a disposición de los profesionales, usuarios y visitantes medios de protección adecuados para prevenir los riesgos de contagio. Si las entidades tienen dificultades para el suministro de material lo deberán trasladar al órgano competente en materia de servicios sociales.
  • Formar al personal para la correcta ejecución de las tareas encomendadas ante una situación de emergencia.

Los centros de servicios sociales especializados de naturaleza residencial, estarán obligados a:

  • Garantizar el restablecimiento de los derechos de las personas residentes que fueron suspendidos con motivo de la adopción de medidas especiales de prevención y control para la contención del brote epidémico. 
  • Garantizar la información diaria y la puesta a disposición de medios que permitan la comunicación entre las personas residentes y familiares.
  • Registrar, acceder periódicamente y actualizar los datos fijos y variables que constan en el sistema de información habilitado.

Planes de contingencia

Las entidades de acción social deberán elaborar planes de contingencia adaptados a la estructura organizativa de los centros, número de profesionales y personas usuarias y características del centro, dirigidos a la prevención y respuesta inmediata ante la eventual aparición de casos de infección producidos por coronavirus.

El plan de contingencia ha de adaptarse a las características del centro, al número de profesionales y personas usuarias debiendo incluir, entre otros, los siguientes aspectos:

  • Contemplar tres escenarios a los que adaptarse dependiendo de la evolución de la COVID-19.
  • Grado de ocupación del centro incluyendo la relación de personas usuarias, valoración de la situación personal y agrupación de personas usuarias.
  • Recursos humanos disponibles, cualificación, organización de turnos de trabajo, así como medidas que aseguren la continuidad de la prestación del servicio ante posibles bajas de personal.
  • Medidas de formación para el personal del centro dirigidas a mejorar la seguridad en el trabajo y a cumplir adecuadamente las pautas de higiene y prevención.
  • En los centros de servicios sociales especializados de naturaleza residencial, el plan ha de contar con un análisis detallado de las infraestructuras del centro identificando en los planos a escala y actualizados que se incorporen, zonas diferenciadas para la ubicación y atención de personas residentes atendiendo a su situación personal.
  • Relación detallada de material de protección disponible debiendo garantizar la suficiencia periódica para proteger a profesionales, personas usuarias y en su caso, visitantes, además de contar con un estocaje que cubra el periodo mínimo establecido.
  • Relación detallada de material higiénico-sanitario y de limpieza y previsión de estocaje necesario para el centro.

Medidas de intervención en centros de servicios sociales especializados de naturaleza residencial

Los órganos competentes en materia de salud pública y de servicios sociales están facultados a intervenir en los centros de servicios sociales de naturaleza residencial. La intervención en las residencias podrá consistir en las actuaciones que a continuación se relacionan:

  1. Ordenar por motivos de salud pública la reubicación y aislamiento de las personas residentes, de acuerdo a la clasificación que se disponga.
  2. Apoyar puntualmente a residencias.
  3. Ordenar el traslado de residentes afectados por la infección producida por coronavirus a dispositivos especiales de cuidados COVID-19.
  4. Atribuir temporalmente a un empleado público u otro profesional que cuente con capa- citación suficiente, la dirección y coordinación asistencial de una residencia.

Para más detalles, examinar el Capítulo III de la orden de 3 de marzo.

Regulación

Orden CDS/85/2021, de 3 de marzo, por la que se modifican medidas y anexos de la Orden CDS/945/2020, de 30 de septiembre, por la que se actualizan las medidas de prevención y contención en los centros de servicios sociales especializados

Última actualización: 17/03/2021

Información y recursos asociados