Moratoria de deuda hipotecaria por el coronavirus COVID-19

Las personas en situación de vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 pueden solicitar una moratoria de los créditos hipotecarios.
La moratoria comporta la suspensión de la deuda hipotecaria durante el plazo de tres meses. Es decir, la posibilidad de aplazar el pago de la hipoteca mientras dure la situación de crisis sanitaria.

Consulta aquí la Guía Vivienda COVID-19 (PDF, 6 MB) que ha elaborado Suelo y Vivienda de Aragón junto con el departamento de Vertebración del territorio, Movilidad y Vivienda.

Preguntas frecuentes

  1. Se podrá solicitar desde el momento en que el deudor pase a encontrarse en los supuestos de vulnerabilidad económica hasta quince días después al mes siguiente a la fecha del fin del estado de alarma. Se tendrá que presentar a la entidad financiera que haya concedido el préstamo una solicitud acompañada de los documentos que acrediten la situación de vulnerabilidad. Comprobado que concurren todos los requisitos establecidos, el banco tendrá que aplicar la moratoria en el plazo máximo de quince días siguientes a la solicitud.
    • La persona solicitante, debido a la crisis sanitaria, se encuentra en estos momentos en el paro o bien es autónoma y ha sufrido una pérdida de ingresos de un 40 % o más.
    • Se fijan unos límites de ingresos por unidad familiar. Se podrá solicitar la ayuda si no se superan estos límites fijados en el mes anterior a la solicitud.
    • La cuota de la hipoteca más los gastos básicos (electricidad, gas, gasóleo para calefacción, agua corriente, telecomunicaciones fijas y móviles, y comunidad de propietarios) tiene que ser igual o superior al 35 % del total de ingresos netos de la unidad familiar.
    • El esfuerzo económico de la unidad familiar para atender la cuota hipotecaria se ha incrementado un 30 % o más.