Saltar al contenido Saltar al bloque de destacados

Sexualidad

Seguridad, comportamientos, vivencias, derechos

El hecho sexual humano

El hecho sexual humano es el proceso mediante el cual nos vamos haciendo, viviendo y expresando como sujetos sexuados.

Parte de tres conceptos:

  • Sexuación: Nos vamos haciendo sexuados, es el proceso y creación de estructuras sexuadas de los sujetos que empieza con la fecundación y termina con la muerte. Hay dos sexos: mujer y hombre y muchas maneras de "construirse" como hombre o como mujer.
  • Sexualidad: Nos sentimos y vivimos como sujetos sexuados. Hay muchas maneras de "vivirse" como hombre o como mujer, con matices: homosexual o heterosexual.
  • Erótica: Es la puesta en común de los deseos de dos personas. Nos expresamos como sujetos sexuados, hombre o mujer, heterosexual u homosexual a través del deseo, fantasías, gestos o conductas. Hay distintas maneras de "expresarse" con muchas peculiaridades.

    Este proceso de individuación de cada sujeto que se hace un ser sexuado, se vive y se expresa como tal e interacciona con otros sujetos sexuados es complejo y rico y construye la biografía sexuada durante toda la vida y el resultado son hombres y mujeres únicos, irrepetibles y peculiares.

El hecho sexual humano incluye todas las sexualidades, sin juzgarlas ni jerarquizarlas sin establecer categoría o grados, vale para la especie humana con sus culturas, momentos evolutivos, con ó sin discapacidades y con diferentes orientaciones del deseo.

Las personas necesitamos:

  • Aprender a conocernos, a aceptarnos y a vivir y expresar nuestra sexualidad con coherencia y respetando y aceptando a las otras personas para que seamos felices.
  • Aprender a ser protagonistas de nuestra vida sexual, sabiendo que somos únicos e irrepetibles y esto es un valor a cultivar.

Sexualidad: Vivencias

Si entendemos por sexualidades que cada cual pueda sentirse y vivirse a gusto como hombre y como mujer, estamos hablando de identidades sexuales.

La Identidad Sexual es el sentimiento íntimo y privado que cada cual tiene de sí mismo, habla de cómo se viven y se sienten las personas, el desarrollo de su subjetividad.

La identidad se construye a través de sensaciones, emociones, sentimientos y afectos, en conjunto "vivencias" que biográficamente y no sólo biológicamente estructuran al sujeto como masculino o femenino.

La identidad sexual es individual de sujeto único: yo, tú. Este individuo forma parte de una especie genérica y de una sociedad que le asigna roles o papeles, funciones y estereotipos de carácter genérico y público, pero su identidad no es de debate público o social sino de intimidad como individuo.

En el núcleo más íntimo de la identidad se sitúa su sexualidad: la personal e intransferible vivencia de su individualidad masculina o femenina, como forma de ser o existir.

Hablar de sexualidad no es hablar de algo que "se tiene" o "que se hace". Es hablar de hombres y mujeres que son sexuados que viven como tales y que expresan su erótica, son dos cuerpos completos que se relacionan con lo de dentro y lo de fuera. Dos personas, con toda su piel, con sus terminaciones nerviosas, con sus ojos, su olfato, su gusto y su oído. Con su manera de sentirse hombre o mujer, sus miedos, valores, expectativas, afectos y deseos. Esto es aplicable a todas las relaciones eróticas, se vivan en pareja o no, con una persona de sexo diferente o con una persona del mismo sexo.

Ser mujer o ser hombre es poder mostrarte como eres. Se trata de aprender a conocernos, a aceptarnos y a expresarnos para ser felices. Aprender de la experiencia, de los errores, buscar información, desarrollar nuestra capacidad crítica y tomar decisiones libremente.

Para concluir: Las personas vamos construyendo nuestra identidad sexuada, día a día con vivencias de deseo, de vinculación afectiva hacia otra persona, de amor, enamoramiento, admiración mutua, seducción, ternura, búsqueda del placer, de intimidad con la otra persona, de la felicidad que se experimenta junto a ella, al respeto y estima que desencadena, a la entrega, al entendimiento mutuo…..

Hay tres cuestiones que es fundamental tener en cuenta:

A.- No es lo mismo órganos sexuales que órganos genitales.

Ya que todo el cuerpo es sexuado, órganos sexuales son todos. Las relaciones eróticas se dan y reciben con todo el cuerpo.

Nuestro mayor órgano sexual es la piel nuestra cubierta de varios metros cuadrados, llena de terminaciones sensibles, pliegues, recovecos, salientes y entrantes. Decía Paul Valerie "la piel lo más profundo de mi cuerpo". Además del tacto (dar y recibir caricias) entran en juego todos los sentidos: vista, oído, olfato y gusto. Por educación, por cultura en general, las mujeres tienen una sensualidad globalizada y los hombres genitalizada ( Woody Allen: "El cerebro es mi segundo órgano favorito".)

La sexualidad no se reduce a los genitales, pero los genitales tampoco se reducen sólo al pene y la vagina. Los órganos genitales incluyen pene, escroto, vulva, clítoris y alrededores; participan en la erótica, son muy sensibles y tienen importancia para la reproducción heterosexual.

B.- No es lo mismo relaciones eróticas que relaciones coitales.

Las relaciones eróticas son muy variadas, con ellas se busca el placer. Tiene que ver con como cada cual expresa su sexualidad: cogerse de la mano, abrazarse, acariciarse, masturbarse, besarse por todo el cuerpo, masajes, miradas, lamerse, succionar, son maneras de relacionarse, que forman parte de la erótica y pueden ser muy placenteras.

Las relaciones coitales son una de las formas en que se expresa la erótica, mediante la "penetración", del pene en la vagina. Hace referencia a relaciones de pareja heterosexual.

C.- No es lo mismo placer que orgasmo.

Las relaciones eróticas buscan el gozar, disfrutar, el placer y sentirse por momentos felices. En una relación erótica, no es el orgasmo el momento que te hace sentir mejor, que te da más satisfacción.

Placeres hay antes, durante y después del orgasmo. Son muy variados, no siempre se disfruta de la misma manera, ni las mismas prácticas se viven de igual modo.

El orgasmo es un momento de gran intensidad de placer. No significa que sea el de "máximo placer". Es una parte importante pero no es todo.

subir

Eróticas: Comportamientos

Son las distintas maneras de expresarnos como sexuados. La erótica comienza en los deseos. Es difícil disfrutar con algo que no se desea.

La erótica tiene que ver:

  • Con las fantasías tanto íntimas como compartidas. Los hombres y las mujeres tienen una gran capacidad para imaginarse hechos, situaciones, experiencias. Las fantasías son imágenes, con una extraordinaria capacidad plástica y alto poder erótico, su utilidad es aumentar la excitación.
    A veces las fantasías se funden con los deseos, otras sólo se imaginan, sin intención de hacerlas realidad. Determinadas conductas, sólo se pueden vivir en la fantasía, otras fantasías si se materializan se destrozan.
  • Con las conductas de masturbación, o caricias con las que una mujer o un hombre, busca conocer su cuerpo, autoestimularse y el placer.
  • Si es compartida son muchas las maneras de encontrar placeres: las caricias, el cuerpo, las miradas, las palabras, los gestos, las manos, la boca, la música, el tocarse, olerse, saborearse, el estar juntos, los genitales, la piel, la luz, el coito, masajes, baños, sexo oral, juegos, sensibilización corporal, etc. Cuando las eróticas son compartidas, necesitan ser compatibles. Todo está permitido si voluntariamente lo deciden las dos personas. No tiene por qué haber límites. La libertad de uno/a termina donde empieza la libertad del otro/a. El límite está en el respeto por la libertad de elección del otro/a. Si una persona no desea realizar una conducta, debe ser siempre respetada. Si se acaban forzando los deseos, dejan de serlo. La pareja podrá ser el terreno de las cesiones, no de obligaciones.

Las parejas practican relaciones eróticas para disfrutar, además es una forma íntima y sincera de comunicarse que se desean, se valoran, se estiman, se quieren, y de decir te deseo, me gustas, te quiero, con el lenguaje del cuerpo. Dejando al cuerpo que hable.

Necesitamos para disfrutar:

  • Información para aprender a conocernos y aceptarnos, para saber como funcionamos.
    Aprender cómo funciona el aparato reproductor y cómo se produce la fecundación, aprender la fisiología del placer, a despertar la sensibilidad de la piel, a descubrir los pliegues donde el placer puede tomar asiento. También necesitamos conocer la importancia del tacto y de los sentidos, la diferencia entre el orgasmo y los placeres, la importancia del clítoris y los cambios que se producen en el cuerpo con la excitación sexual. Porque sólo se disfruta si se saben evitar consecuencias no deseadas como embarazos a destiempo, infecciones y otros "malos rollos".
  • Abandonarse a la relación.
    Nuestro cuerpo y nuestra mente es preciso que estén centrados en lo que se hace y se siente participando activamente en la mutua satisfacción, a veces centrado/a en dar, otras centrado/a en recibir. No tener prisa, tomarlo como un juego.
  • Creatividad e imaginación.
    Son condimentos esenciales en la relación erótica, rompen la monotonía y la rutina. Se mantiene el enigma y la capacidad de sorpresa.
  • No fijarse metas.
    Descubrir placeres. Las relaciones eróticas son para disfrutarlas. No son una competición, no hay diplomas, ni se trata de batir récords. Es mejor la calidad que la cantidad. Lo importante es "cómo se vive lo que se hace". No todos los días salen bien las cosas. Si coincidimos ¡Enhorabuena!, si no coincidimos lo sentimos. No hay por qué fingir, ni hacer teatro. A veces no hay orgasmos, otras hay eyaculaciones precipitadas. No son incompatibles los "fallos" con el disfrute de todo lo demás. Todo hombre y toda mujer son con todo su cuerpo, sus emociones y sentimientos. Las relaciones auténticas se tienen con personas auténticas. Esto significa que el temor, los pudores o los nervios están permitidos y necesitamos expresarlos, verbalizarlos. Si nos mostramos como somos, nos pondremos en situación de poder disfrutar de lo que hacemos. Las relaciones eróticas pertenecen al terreno de lo íntimo, ahí se caen todas las barreras, la comunicación de la piel puede ser la más auténtica.

Factores que aumentan la excitación sexual y el placer:

  • Desear, estar predispuesto/a a disfrutar. Es excitante desear y sentirse deseado/a: Descubrir el deseo en el otro/a y participar de manera activa e igualitaria.

  • Ser amable, pedir, demostrarle lo que representa para ti. La aceptación del otro/a aumenta el deseo sexual en los dos y la excitación.
  • El afecto y la ternura son tranquilizadores. Si hay estabilidad afectiva hay mayor seguridad. Cuando tenemos certeza de ser aceptados y valorados hay más posibilidades de abandono. Es más importante la actitud amable, tierna, afectuosa, comprensiva, abierta que la técnica más sofisticada.
  • La valoración de uno/a mismo/a, la propia confianza y, la autoestima aumentan el placer, se superan mejor las dificultades y se irradia tranquilidad y confianza.
  • Es imprescindible hablar en los encuentros, expresar necesidades, preferencias, gustos, miedos, dudas, deseos. Todas las cosas se hacen por primera vez, si no se es capaz de hablar de las caricias, resultará complicado hacerlo con otras prácticas. Nadie puede adivinar nuestro pensamiento, es necesario verbalizar nuestros deseos y nuestros miedos. Cada persona tiene sus propias peculiaridades, las conductas eróticas se aprenden con la práctica.
  • La creatividad y la imaginación son unos recursos de excitación y placer. En ocasiones puede ser útil emplear juguetes eróticos, sedas, claveles, plumas…. así como otros materiales excitantes: fotos, revistas, textos, películas. Vivimos en una sociedad de símbolos, el símbolo erótico tiene un alto poder excitante.

Cada persona expresa su propia erótica que es peculiar y cambiante, adecuada a sus circunstancias personales y a su forma de vivirse como sexuado. En la erótica de cada persona entran en juego muchos factores: valores, creencias, religión forma de pensar y entender las relaciones eróticas.

No hay dos eróticas iguales, se trata de que cada cual encuentre la suya y sea el resultado de coherencias personales: "Sentir que lo que se hace es realmente lo que deseas hacer" es la clave para disfrutar.

subir

Seguridad para disfrutar

Las relaciones eróticas implican contacto y esto puede favorecer que virus, bacterias y otros gérmenes pasen de un organismo a otro.

Todos los hombres y mujeres de cualquier edad saben que si hay coito vaginal, hay posibilidades de embarazo, no obstante, en muchas ocasiones no desea que esto ocurra y por tanto no es posible relajarse y disfrutar con esta práctica sin protección.

Todos los cuerpos de hombres y mujeres están preparados para dar y recibir placer, compartir afectos y reproducirse. El hecho de que hombres y mujeres puedan reproducirse es un valor. Es una opción libre y personal. Hay que tener en cuenta que en la actualidad, hombres y mujeres tienen muchos encuentros eróticos en su biografía y sólo 1 ó 2 hijos por pareja.

Por otro lado todos/as saben que si hay contacto entre mucosas: bucal, anal, vaginal y del pene se puede adquirir ó transmitir E.T.S., incluido el SIDA. Por ejemplo el VIH, que provoca el SIDA, puede transmitirse por: un coito vaginal ó anal y por prácticas buco-genitales no protegidas con preservativo (también de madre a hijo por el cordón umbilical y la lactancia) y por compartir jeringuillas u objetos punzantes contaminados con sangre. No se transmite por acariciar, besar o compartir con la persona infectada las actividades de la vida cotidiana.

Si hay deseo, hay coherencia con los valores y modos de pensar, puedes mostrarte como eres sin temor al rechazo y si se trata de disfrutar hay al menos dos alternativas: A. Relaciones eróticas aconceptivas (sin coito vaginal):

De todas las eróticas, la única que puede provocar embarazos es el coito vaginal, si se prescinde de esta práctica, no se prescinde de su cuerpo, ni de sus valores, ni de sus afectos, ni de sus placeres.

Solo se prescinde del coito y del miedo al embarazo.

Probablemente aporte más tranquilidad, más capacidad de percibir todo tipo de sensaciones y seguro que más placer.

La naturaleza ya se encargó de separar el placer y la reproducción. Es decir, que no fuera preciso el coito para disfrutar. Con la estimulación del clítoris (hay muchas mujeres que obtienen más placer y orgasmos que con la penetración). Si se trata de disfrutar, el coito no es imprescindible ni para hombres, ni para mujeres.

Si además del embarazo queremos eliminar la posibilidad de contagio del SIDA y otras enfermedades, también tenemos que suprimir el sexo oral o la penetración anal o utilizar preservativo con el que eliminamos el embarazo y el contagio de enfermedades.

B. Usar métodos anticonceptivos:

Hablar de anticonceptivos es hablar de coito vaginal y, excepto el preservativo y la abstinencia, el resto solamente nos protegen del embarazo y no evitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual .

Necesitas información, desarrollo de destrezas, entrenamiento y mostrarte como eres y no como crees que esperan que seas. Puede resultar más sencillo hablar de métodos anticonceptivos con tu pareja paseando que ya estando desnudos y en la cama.

Para informarte de anticonceptivos existen muchos manuales y folletos. Métodos anticonceptivos hay muchos Lo importante es elegir uno que sea eficaz para lo que propones, que sea aceptado conscientemente por la pareja. Que sepáis como funciona, qué fallos puede tener y qué se puede hacer en estos casos. A continuación se describen dos métodos con frecuencia utilizados por jóvenes: preservativo y píldora.

La píldora

Entre otras cosas, mediante dosis hormonales, bloquea la producción de óvulos en el ovario por lo que los espermatozoides, aunque lleguen a las trompas, no pueden fecundar. La píldora es un método eficaz para evitar embarazos pero no previene el contagio de SIDA y otras enfermedades de trasmisión sexual .

Si se usa la píldora son importantes y necesarios los controles médicos. La píldora tiene una eficacia prácticamente absoluta, pero es preciso usarla bien En primer lugar es necesario recordar esta condición al personal sanitario cuando se consulta por otro motivo porque puede interactuar con otros medicamentos, disminuyendo bien la eficacia de estos o la de la propia píldora. Como sabemos, para que la píldora sea eficaz es preciso mantener ciertos niveles hormonales y esto se consigue con la ingesta diaria de las grageas. Si por alguna razón como puede ser algún olvido, un vómito o diarreas disminuyeran los niveles hormonales, vuelve a haber pérdida de eficacia y, por tanto, riesgo de embarazo. Por supuesto si se sospecha de una posible disminución de la eficacia habrá que ser conscientes del riesgo y obrar en consecuencia.

Una usuaria de la píldora anticonceptiva debería anticiparse a éstas y otras posibles situaciones y tener claro cómo actuar cuando se presenten, y también saber a quién se puede acudir cuando se necesite consejo. Eludir este tema o pensar que si se presenta: "ya veremos", no suele ser un modo eficaz de prepararse para saber afrontar estas situaciones.

También hay que tener en cuenta que durante el periodo "de descanso" evidentemente, no se está protegida frente al embarazo. Por tanto si se actúa como si la protección continuara y se produjese un embarazo, no será la píldora quien haya fallado, por mucho empeño que se ponga en afirmarlo.

Sobre la píldora, no es raro oír que tiene efectos secundarios, hay algunos que son los lógicos del primer mes de ingesta y otros que sólo se presentan en algunos casos. La cuestión es simple, si una mujer considera que la píldora le está "sentando mal", lo lógico es volver a la consulta, contar lo que le pasa y solucionarlo: cambiando de píldora o de método. ¿Tiene sentido continuar tomando algo que te sienta mal?

El preservativo

Impide que los espermatozoides se depositen en la vagina. Es el único método anticonceptivo que además de prevenir embarazos, evita el contagio de SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.

Sobre el preservativo hay quien dice que disminuye el placer ya que. probablemente el roce entre el pene y la vagina no sea igual si entre ambos media una funda de látex. Pero, ¿desde cuando el placer es sólo roce?, ¿no habíamos quedado que la tranquilidad incrementa las sensaciones y el placer?. Es más, el placer no sólo se computa mientras dura la penetración. La tranquilidad de los días siguientes, sabiendo que no hay embarazo ni riesgo de contagios, ¿no es acaso placer?.

Pero el preservativo no basta con usarlo, "hay que saber usarlo". Y, eso significa pensar y tener claro dónde comprarlo, dónde guardarlo, cómo ponerlo y cómo quitarlo. Aparentemente muchas cosas, pero ninguna que no pueda resolverse con sentido común.

Los preservativos, aunque se vendan estuchados con más de una unidad, vienen precintados de uno en uno. De modo que en cada envase haya un único preservativo que, salvo excepciones, está acompañado de una sustancia lubricante que hace que el látex esté en buen estado.

Todos los preservativos deben tener impreso en su estuchado una fecha de caducidad, a partir de la cual no se garantiza su buen estado. Suponemos que nadie conscientemente utilizaría un preservativo del que sospeche que no está en sus mejores condiciones, como por ejemplo aquellos que estén caducados.

Sin embargo, no resulta raro que haya preservativos que se estén comercializando de los que no se pueda garantizar su perfecto estado ya que en ocasiones para su venta al público estén expuestos durante un tiempo considerable a altas temperaturas, ya sea directamente al sol o en máquinas expendedoras próximas a fuentes de calor. Es probable que esos preservativos no estén caducados y que tenga el sello de haber pasado todos los registros sanitarios, pero también es probable que no estén en buen estado, ya que el calor puede haber evaporado, todo o en parte, el líquido que garantiza el buen estado del látex. Por tanto, no es igual comprar en un sitio que en otro. Los preservativos tardan mucho en caducar y es importante cómo se almacenan o el cómo se ponen en venta.

Una vez que se adquieren o se consiguen, la responsabilidad de su buena conservación es "personal e intransferible" y hay que mantener las precauciones al guardarlos Por ejemplo, la guantera del coche en verano no parece aconsejable pues es fácil imaginarse las temperaturas que se pueden acumular. Guardarlo en la cartera, apretujado junto a carnets y tarjetas, tampoco parece muy sensato, sobre todo cuando son muchos los días que permanece en esa situación. No olvidemos que el preservativo está precintado pero que una pequeña fisura o agujerito convierte en inservible ese precinto. Es decir, es importante cómo se guardan

Su eficacia depende de su correcto uso: colocarlo antes de cualquier contacto entre pené y vagina, con el pené en erección y evitando que quede aire en su interior y hay "errores" que tienen que ver con "la colocación". Por ejemplo, hacerlo tarde. Es decir, después de algún contacto entre el pené y la vagina o tras alguna penetración. También hay veces que se deja "mal colocado". Dejando algo de aire en el extremo, que suele formar como una pequeña burbuja en el "depósito", y que provoca el riesgo de que se estalle. Si el preservativo se dejara mal o insuficientemente desenrollado el riesgo estaría en que se podría "quedar dentro" con lo que se facilitaría que el semen se pudiera depositar en la vagina. Lo mismo podría suceder cuando se quita tarde, es decir, cuando el pene y ha perdido la erección y el preservativo deja de ajustar.

Éstas y otras claves aparecen escritas en todos los estuchados con los que se comercializan los preservativos, así que bastaría con ser un poco curioso y hacer con los preservativos lo mismo que hacemos con cientos de cosas que podemos adquirir "leer el manual de instrucciones" y tenerlo en cuenta.

Además hay otro punto que casi nunca aparece en las instrucciones que es que las posibilidades de que el preservativo se rompa son mayores cuando la vagina está seca, cuando no se ha lubricado, lo que probablemente signifique que no haya la suficiente excitación sexual en la chica. También el día del ciclo menstrual también guarda relación con la lubricación e, incluso, ésta se puede ver alterada por alguna otra cosa como una infección.

Lo lógico sería que ésto no hubiera necesidad de escribirlo, pues si no hay lubricación la penetración puede resultar molesta y, como ya hemos dicho, el objetivo de las relaciones eróticas debe estar en disfrutarlas y no simplemente en tenerlas. Sin embargo, la realidad nos dice que unas veces porque el chico impone sus deseos, y otras porque la chica no expresa los suyos, muchos coitos se dan o con poco deseo o con muchos miedos y, en cualquier caso, con poca lubricación. Lo que conduce no sólo a la ausencia de placer sino a incrementar la posibilidad de que se rompa el preservativo.

Si a pesar de todos lo cuidados el preservativo se rompiera queda la alternativa de la anticoncepción de emergencia.

Anticoncepción de emergencia

Una pareja que tenga una relación erótica que incluya un coito no protegido y en el caso de que el preservativo se rompa durante el coito, todavía cabe una posibilidad para evitar el embarazo no deseado: la anticoncepción de emergencia. Este recurso también es útil para situaciones, lamentablemente reales, como es un caso de violación.

No es un metodo anticonceptivo. Es una medicación de emergencia de carácter excepcional. Su uso frecuente no es recomendado. Una cosa es que sea una buena salida para circunstancias excepcionales y otra muy distinta incorporarlo como si de un método anticonceptivo más se tratara.

Creemos que el cuerpo de la mujer, sus hormonas y sus ciclos menstruales, son suficientemente importantes como para procurar cuidarlos y no someterlos a continuas alteraciones, aunque por otro lado, también somos plenamente conscientes de que un embarazo no deseado es menos recomendado aún que repetir el uso de la anticoncepción de emergencia.

Generalmente reducida a la llamada píldora del día después (o píldora postcoital). Mediante altas dosis hormonales evita el embarazo, retrasando la ovulación o impidiendo la "anidación" de un posible óvulo fecundado en el útero.

Evidentemente no previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Solo puede prescribirla el personal médico y es imprescindible acudir a solicitarla antes de que pasen 72 horas desde el coito no protegido.

Sobre la anticoncepción de emergencia se oyen muchas cosas, como que a veces hay dificultades para lograrla, que no siempre el personal médico la "prescribe", que hay médicos que hacen objeción o que de te mandan de un lado a otro. Se den o no estas circunstancias, lo que tranquiliza es tener "las respuestas" antes de que haga falta. ¿Cuesta tanto averiguar previamente como están las cosas en tu lugar de residencia?, ¿No será mejor preguntar desde la tranquilidad que hacerlo con las prisas de que se puedan cumplir las 72 horas y llegar tarde?

El otro aspecto que cuestiona "la anticoncepción de emergencia", y que también es causa de que haya quien prefiera optar por "no prescribirla", es su legalidad. ;el de hasta qué punto es legal administrarla a chicas menores de edad. ¿Habría que informar o solicitar el permiso del padre o la madre?.

La respuesta está en el artículo 162 del Código Civil que excluye de la representación que realizan los progenitores de sus hijos o hijas "los actos relativos a los derechos de la personalidad u otros que el hijo o la hija, de acuerdo con las leyes y condiciones de su madurez, pueda realizar por sí mismo".

Los derechos de la personalidad reconocidos al menor son, entre otros, el derecho a la vida, a la integridad física y moral, al honor, a la intimidad, a la sexualidad y a la opinión. Por supuesto dentro del derecho a la sexualidad se incluye la información en materia de sexualidad y anticoncepción, así como el suministro de medios anticonceptivos.

Bastaría con que el profesional médico considere a la menor que tiene delante como "una menor madura" para que estén todas las dudas resueltas. Una menor en condiciones de madurez emocional e intelectual y capaz, por tanto, de entender qué le pasa, lo que se le propone y las consecuencias de su decisión ¿Es maduro ser consciente de que se ha tenido un "coito no protegido" y buscar, por consiguiente, una solución para evitar un embarazo no deseado? La respuesta, tiene toda la pinta de que es SÍ. Luego las dudas sobre la legalidad deberían disiparse.

Otros Métodos

Diafragma, espermicidas, dispositivos intrauterinos, los llamados métodos naturales, quirúrgicos, etc. Lo importante es saber que hay más, que merece la pena conocerlos y que la decisión sobre cuál es el más adecuado suele ser más acertada cuanto más reposada y pensada sea. Para eso hace falta más información.

A veces se confunde (con la píldora también sucede) prevenir embarazos no deseados con prevenir enfermedades de transmisión sexual como el SIDA. Estar protegido frente al embarazo no significa estar, protegido frente al contagio. Con el preservativo se previenen las dos cosas, con casi todos los demás no. Son sólo eso: métodos anticonceptivos que evitan el embarazo.

subir

Derechos sexuales

La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de satisfacción de necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor.

La sexualidad se construye a través de la interacción entre el individuo y las estructuras sociales. El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.

Los derechos sexuales son derechos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico. Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios. La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos derechos sexuales:

  1. El derecho a la libertad sexual. La libertad sexual abarca la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos. Sin embargo, esto excluye toda forma de coerción, explotación y abusos sexuales en cualquier tiempo y situación de vida.
  2. El derecho de autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo. Este derecho incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual dentro del contexto de la ética personal y social. También están incluidas la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo. 3. El derecho a la privacidad sexual. Este involucra el derecho a las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad siempre y cuando no interfieran en los derechos sexuales de otros.
  3. El derecho a la equidad sexual. Este derecho se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o limitación física o emocional.
  4. El derecho al placer sexual. El placer sexual, incluyendo el autoerotismo, es fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual. 6. El derecho a la expresión sexual emocional. La expresión sexual va más allá del placer erótico a los actos sexuales. Todo individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.
  5. El derecho a la libre asociación sexual. Significa la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse de establecer otros tipos de asociaciones sexuales responsables. 8. El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables. Esto abarca el derecho a decidir tener o no hijos, el número y el espacio entre cada uno, y el derecho al acceso pleno a los métodos de regulación de la fecundidad.
  6. El derecho a la información basada en el conocimiento científico. Este derecho implica que la información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética, así como el derecho a la difusión apropiada en todos los niveles sociales.
  7. El derecho a la educación sexual integral. Es un proceso que se inicia con el nacimiento y dura toda la vida y que debería involucrar a todas las instituciones sociales.
  8. El derecho a la atención de la salud sexual. La atención de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales.

LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES. Declaración del decimotercer Congreso Mundial de Sexología, 1997, Valencia, España revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, el 26 de agosto de 1999, en el 14º Congreso Mundial de Sexología, Hong Kong, República Popular China.

subir

Para saber más: Bibliografía y páginas web

  • Otro folleto de sexualidad - Colección el protagonista eres tú /Carlos de la Cruz Martín-Romo Edita: Ayuntamiento de Leganés - Delegación de Juventud. Comunidad de Madrid .Consejo de la Juventud.
  • Guía para trabajar en el tiempo libre la diversidad de orientación sexual / Carlos de la Cruz (red.) . - Madrid : UNE-T; Consejo de la Juventud de España , 2001-80 p.
  • Situaciones embarazosas - Claves para situarse y prevenir embarazos no deseados Carlos de la Cruz Martín-Romo Edita: Consejo de la Juventud de España.
  • Taller de trabajo corporal y educación sexual : un fichero de 500 técnicas para la integración de la corporalidad en la praxis de la educación sexual / Just Valls Pueyo. - Revista Española de Sexología, nº 37 y nº 51 - 52 -
  • Programa de educación afectivo-sexual:Educación Secundaria Obligatoria. Vitoria-Gasteiz: Servicio de Publicaciones del Gobierno Vasco, 2000. 113 p. ISBN 84-457-1509-7. Contiene: Guía para el profesorado
  • Fichas didácticas sobre educación afectivo sexual: para el desarrollo del programa educativo scout . -[s.l.] : Federación de Asociaciones de Scouts de España, [s.d.] 48 p.

En Internet

http://www.telejoven.com Instituto Aragonés de la Juventud.
C/ Franco y López,4 50005, Zaragoza
Tel.: 902111280
Es un servicio gratuito y anónimo que informa sobre sexualidad, drogas y psicología y apoyo.

http://www.centrojoven.org Centro joven de anticoncepción y sexualidad de Madrid
C/ San Vicente Ferrer, bajo
Madrid,tléf.: (91) 531 66 55
cjas@centrojoven.org
Página dividida en tres bloques: información sobre sexualidad, métodos anticonceptivos, VIH, Sida, etc.; el centro (noticias, servicios propios, recursos, bibliografía de interés, etc.) y una zona dirigida a profesionales con estadísticas, estudios y enlaces de interés.

7. Direcciones, centros y servicios

Para consultas de planificación familiar se puede acudir a cualquier Centro de Salud o también a los C.O.F (Centros de Orientación Familiar) o U.B.O.F (unidades Básicas de Orientación Familiar)

Huesca

Asesoría Sexológica

Plan Municipal de Juventud del Ayuntamiento de Huesca.
C/ Martínez de Velasco, 4
22005 Huesca
Tel.: 974213325
asexoria@huesca.es

C.O.F. Antiguo Hospital Provincial
Además de la consulta de planificación familiar existe una consulta de terapia de psicología y sexología.
Pº Lucas Mallada, 22
Tel.: 974 292030

TERUEL

Asesoria Sexológica Vicerrectorado Campus de Teruel
En colaboración con el Ayuntamiento de Teruel.
Edificio del Vicerrectorado. Ciudad Escolar, s/n
44071 Teruel.
Tel.: 978 618 125 o 978 618 101 (ext:3033)
asexoter@unizar.es

 C.O.F. Consultas externas. Hospital Obispo Polanco
C/ Marcos Peña Royo, s/n
44002 Teruel
Tfno: 978 609710 (para pedir citación directamente o a través del Centro de Salud de Teruel)

U.B.O.F Alcañiz
Avenida Aragón, 46, 3ª planta
44600 Alcañiz
Tfno: 978 833520 (pedir citación directamente)
Tfno: 978 831718 (para pedir citación a través del Centro de Salud de Alcañiz)

ZARAGOZA
Centro Municipal de Promoción de la Salud

Sexualidad y anticoncepción para jóvenes 15 a 29 años: Información, dispensación y seguimiento de métodos anticonceptivos, consultas de sexología, preparación para el nacimiento, diagnóstico de ETS y VIH, apoyo en educación sexual para mediadores juveniles.
Plaza Añón, nº 5
50002 Zaragoza
Tfno: 976 200850

Asesoría sexológica de la Universidad
C/ Pedro Cerbuna, 12 Edificio Interfacultades planta 3ª
50009 Zaragoza
Tfno: 976 761356

Asesoría sexológica del CIPAJ
Casa de los Morlanes
Plaza San Carlos, 4
50001 Zaragoza
Tfno: 976 721818
sexologicacipaj@zaragoza.es

C.O.F Centro de Especialidades Inocencio Jiménez
Además de la consulta de planificación familiar existe una consulta de terapia de psicología y sexología; información y educación sexual
Ctra. de Madrid, 46
50012 Zaragoza
Tfno: 976 530573

C.O.F Centro de Especialidades Grande Covián
C/ Alcalde Caballero, 19
500014 Zaragoza
Tfno: 976 472924

U.B.O.F Centro de Salud Rebolería
Plaza de la Rebolería, s/n
50002 Zaragoza
Tfno: 976 297455

U.B.O.F Centro de Salud Las Fuentes Norte
C/ Doctor Iranzo, 69
50002 Zaragoza
Tfno: 976 290339

Asesoría Sexológica Ejea de los Caballeros
Pº del Muro, 22-24 Centro Civico (OMIJ)
50600 Ejea de los Caballeros
Tel.: 976 677067
asesoriajoven@aytoejea.es

subir
Subir
Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
© Gobierno de Aragón. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad Aviso Legal Accesibilidad

Edificio Pignatelli. P°María Agustín, 36. 50071 - Zaragoza. Tfno. 976 714 000
Gobierno de Aragón