Saltar al contenido Saltar al menu Saltar al contenido
Instituto Aragonés del Agua

Instituto Aragonés del Agua

La sostenibilidad económica de las infraestructuras, uno de los objetivos de las subvenciones del Instituto Aragonés del Agua .

La Convocatoria de subvenciones publicada el 31 de julio de 2017 para impulsar actuaciones de mejora de la depuración de aguas residuales en entidades locales será gestionada por el Instituto Aragonés del Agua (IAA).

09/08/2017 - Instituto Aragonés del Agua

Entre los criterios objetivos de valoración de las solicitudes, se pide la “justificación de la sostenibilidad económica del mantenimiento de la instalación objeto de la subvención”. La puesta en marcha por un Ayuntamiento de una infraestructura como una EDAR (estación depuradora de aguas residuales) debe llevar aparejado un estudio de viabilidad económica mínimo que considere sus distintos costes de mantenimiento y plantee la forma de afrontarlos.

La convocatoria de subvenciones publicada está pensada para solucionar problemas de depuración en pequeñas localidades, en las que sin duda se van a plantear tipologías de depuración de muy bajo coste de mantenimiento.

¿Como afronta un Ayuntamiento el coste de mantenimiento de una nueva instalación, por bajo que sea este coste? ¿Va a suponer que los ciudadanos de ese Ayuntamiento van a tener que pagar más si se construye la depuradora?

Al analizar las tasas e impuestos vinculados de una u otra manera al saneamiento y la depuración y cómo pueden verse afectados por la construcción de una EDAR con cargo a la convocatoria de subvenciones del IAA, nos encontramos con el Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA) y las tasas municipales por saneamiento.

Como la convocatoria recoge que la EDAR está financiada parcialmente por el Ayuntamiento (al menos un 5% del coste de la inversión), el régimen aplicable del ICA en un ayuntamiento que se acoja a esta convocatoria de ayudas, independientemente del tipo de EDAR que se instale (convencional, tratamiento primario, extensiva, etc.) sería el siguiente:

  1. Si la nueva EDAR la gestiona el Municipio se aplica el ICA con la bonificación establecida en la Ley. Es decir, el 60 o 75 % de bonificación en función de la población (el límite actual es de 200 habitantes.)
  2. El Ayuntamiento delega la explotación de la nueva EDAR en el IAA (El IAA analiza y estudia previamente la aceptación de esa competencia, que se formaliza en un Convenio). En este caso el ICA se cobra íntegramente y los costes de explotación los paga el IAA directamente.

Por tanto, las cuestiones importantes que se debe plantear un Ayuntamiento en este sentido, en relación a la repercusión económica que la nueva instalación puede suponer para sus vecinos, serían:

  • Definir el coste real que va a suponer el mantenimiento y gestión de la nueva instalación.
  • Decidir si gestiona directamente la EDAR o delega su explotación en el IAA: 
    • En el caso de que la gestione directamente el Ayuntamiento, sus vecinos resultan bonificados en el pago del ICA y se debe  analizar si los nuevos costes a asumir por el Ayuntamiento deben implicar, o no, una revisión de las ordenanzas municipales para conseguir el equilibrio económico.
    • Si delega la explotación en el IAA, los vecinos pagan íntegramente el ICA pero el Ayuntamiento no asume ningún coste de mantenimiento.


Es decir, el hecho de que un Ayuntamiento beneficiario de subvención revise sus ordenanzas fiscales en materia del ciclo del agua, será una consecuencia de sus propias decisiones en cuanto al tipo de EDAR a construir y al tipo de gestión a realizar.

Una revisión de las tarifas municipales en materia del ciclo del agua para ajustarlas a los principios de eficacia y recuperación de costes, no tienen por qué suponer una subida generalizada, sino una adaptación al principio de que de que pague más quien más consume.

Por otra parte, las tasas municipales en materia de abastecimiento y saneamiento presentan una situación en general muy variable. En general, el análisis comparativo de las ordenanzas fiscales en esta materia nos da como resultado un panorama de enorme heterogeneidad, con unos rangos de variación amplísimos entre distintos municipios en todos los parámetros considerados. Adolecen también, en general, de falta de actualización, encontrando tasas que no se han actualizado en años. Y a esto podemos añadir el profundo desconocimiento que existe en muchos Ayuntamientos sobre el coste real de la prestación del servicio de distribución de agua potable, del saneamiento y de la depuración de aguas residuales.

En este panorama actual de las tarifas municipales en materia del ciclo del agua, consideramos necesario el estudio económico de una nueva infraestructura, contemplando en este estudio las inversiones a realizar, los costes de explotación fijos y variables y los ingresos para cubrir dichos costes. Ello supone además una oportunidad para que, en su caso,  el Ayuntamiento se plantee la revisión de las ordenanzas fiscales con el fin de intentar ajustarlas al principio comunitario de la recuperación de costes.

 
Subir
Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
© Gobierno de Aragón. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad Aviso Legal Accesibilidad

Edificio Pignatelli. P°María Agustín, 36. 50071 - Zaragoza. Tfno. 976 714 000
Gobierno de Aragón