Saltar al contenido Saltar al bloque de destacados

Calefacción, refrigeración y ACS

Instalaciones térmicas en los edificios

Las instalaciones de calefacción, climatización, refrigeración, ventilación y agua caliente sanitaria en los edificios deberán cumplir las exigencias de eficiencia energética y de seguridad para atender la demanda de bienestar e higiene de las personas.

Consumo de combustibles sólidos de origen fósil en instalaciones térmicas en los edificios. De acuerdo con lo establecido en Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, cuyo ámbito de aplicación, en lo relativo a su uso, incluye tanto a las instalaciones térmicas en los edificios nuevos como en los construidos, por razones de rendimiento energético, medioambientales y de seguridad, a partir del 1 de enero de 2012, se prohíbe la utilización de combustibles sólidos de origen fósil en todas las instalaciones térmicas de los edificios, independientemente de cual fuera el Reglamento de aplicación cuando en su día se pusieran en servicio por primera vez.

DE INTERES PARA LOS USUARIOS DE INSTALACIONES INDIVIDUALES DE CALEFACCION EN VIVIENDAS CON CALDERAS DE GAS.

Estas calderas normalmente son de potencia inferior a 70 kW.

Todas las instalaciones de calefacción requieren un mantenimiento que incluye la caldera de gas. El usuario debe encargar a una “empresa mantenedora habilitada en instalaciones térmicas en edificios”, la realización del mantenimiento de la calefacción, la cual entregará un certificado de mantenimiento (modelo C0030 establecido por el Gobierno de Aragón) al usuario de la vivienda.

Si un comercializador ofrece este servicio de mantenimiento, deberá ser realizado por una “empresa mantenedora habilitada en instalaciones térmicas en edificios”.

La reglamentación vigente no exige realizar ninguna actuación de mantenimiento en la instalación de gas, ni disponer de ningún contrato de mantenimiento. Cualquier actuación de mantenimiento de la instalación de gas la podrá realizar el usuario con carácter voluntario.

Cuando el gas que alimenta a la caldera procede de redes de distribución de gas canalizado (gas natural o GLP):

  •  La empresa comercializadora de energía debe dejar claro que estas actuaciones de mantenimiento de las instalaciones de gas no son obligatorias.
  •  La seguridad de la instalación de gas está asegurada por la inspección periódica que cada 5 años realiza la empresa distribuidora de la instalación de gas, incluida la caldera y que cobra al usuario de la vivienda; entregándole el correspondiente certificado de inspección de instalación individual de gas y aparatos (no hay modelo preestablecido).

Cuando el gas que alimenta a la caldera no procede de redes de distribución de gas canalizado:

  • El usuario de la instalación de gas debe encargar cada 5 años a una empresa instaladora de gas habilitada, la realización de la revisión periódica de la instalación de gas; entregándole el correspondiente certificado de revisión de instalación individual de gas y aparatos (modelo IRG-4 establecido por el Gobierno de Aragón).

Este certificado de inspección o este certificado de revisión de la instalación de gas incluida la caldera, sirve como certificado de inspección periódica cada 5 años de la instalación de calefacción, si se ha reflejado el rendimiento energético de la caldera y si no se dispone de instalación de energía solar térmica. En caso contrario el usuario deberá encargar a un Organismo de Control Autorizado en instalaciones térmicas en edificios la realización de la inspección periódica de la instalación de calefacción.

Subir
Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
© Gobierno de Aragón. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad Aviso Legal Accesibilidad

Edificio Pignatelli. P°María Agustín, 36. 50071 - Zaragoza. Tfno. 976 714 000
Gobierno de Aragón